Publicaciones en “La Vanguardia” del 17/04/13 al 11/05/13

Sergi Alcázar Badía

Anuncios

Sesión fotográfica “Onirical Collage 3”

Making of de la sesión de fotos Onirical Collage 3, del proyecto final de carrera 2013 “Onirical Collage” de Sergi Alcázar Badía.

Sesión fotográfica “Onirical Collage 4”

Making of de la sesión de fotos Onirical Collage 4, del proyecto final de carrera 2013 “Onirical Collage” de Sergi Alcázar Badía.

Payo – Boxeo como forma de vida

Reportaje fotográfico sobre Juan el “Payo”. Entrenador y boxeador profesional Senior.

BarnaSants – Xavier Barros

Festival internacional de cantautors de Barcelona, “Barna Sants” a la sala Luz de Gas amb Xavier Barros i acompanyants.

Xavier Barros Xavier Barros Xavier Barros Xavier Barros Xavier Barros Xavier Barros Xavier Barros

Día 4. Vasind – Leprosería rural

Hoy es sábado. Sonrisas de Bombay (ONG) y Bombay Leprosy Project (BLP) no trabajan hoy, pero el Dr. Dhamale, de BLP, hace su visita semanal al pueblo de Vasind, en el distrito de Thane, a aproximadamente 1 hora y media al norte de Andheri East, el barrio donde resido en Bombay.

Nos dirigimos a visitar la zona rural de las cercanías de Bombay donde hay un centro de salud dedicado especialmente a leprosos, así que nos citamos a las 8h en “Kurla Station” para coger el tren hacia Vasind.

Centro de salud/Leproseria del pueblo de Vasind

Centro de salud/Leproseria del pueblo de Vasind

Llego a las 7:50 y espero hasta las 8:05 pero el Dr. Dhamale no aparece, no tengo numero local para localizarlo así que me limito a andar por los andenes y me recorro todas las colas que se crean en las ventanillas para comprar los billetes, pero nada. Al cabo de un rato se me acerca un conductor de Rickshaw, que me veía muy perdido, y me ofrece ayuda. Obviamente la acepto, pero como siempre se crea un corro de gente a mi alrededor escuchándome e intentando aportar algo, por lo que decido pedir si alguien me deja llamar. Me podéis imaginar teniendo que elegir uno de los 5 móviles que me ofrecen mientras discuten entre ellos para ver quién será el afortunado…

Consigo contactar con el doctor y me dirijo al lugar donde está esperándome, y es que nadie me había dicho que hay Kurla Station East y West…yo estaba en East y él me esperaba en West, así que, el afortunado del día, meritorio de acompañarme andando 5 minutos hacia el lado contrario de las vías, lo hace con la cabeza bien alta mientras me pregunta todas lo posible en este corto periodo de tiempo como “de donde soy”, “como me llamo”, “si estoy casado”, “que hago allí”, “a donde voy exactamente”, “que haré allí”, “de que trabaja mi padre” y se auto presenta mientras me da la mano y no me suelta durante 100 metros, hasta que consigo encontrarme al fisioterapeuta, por suerte un hombre mayor, muy calmado y de pocas palabras que me libera de ese calvario.Kurla Station. El doctor y yo esperamos el tren dirección al norte mientras no para de llegarmás y más gente

Subimos al tren y empieza nuestro viaje, mi primer viaje en tren. Esperaba que fuera mucho peor la verdad, veía los otros trenes llegar abarrotados y marchar más repletos aún, pero por suerte el nuestro iba en una dirección que no tenía tanto éxito. Conseguimos sentarnos aunque al cabo de 2 o 3 paradas ya estaba el vagón lleno de gente y me encuentro junto a otras 3 personas más en un banco para 3.

Vagón reservado para mujeres.

Llegamos a nuestro destino, un pueblo muy tranquilo, hay muchos animales por todas partes, lleno de vacas y cabras por las calles y la gente se sorprende todavía más con mi llegada que en Bombay capital. Vamos directamente al centro de salud y el doctor empieza a hacer algunos reconocimientos a pacientes mientras hago algunas fotos. Justo después vamos a una sala cercana al edificio principal con una chica acompañada de su hermano y allí el doctor le hace algunas pruebas como las que estuvo haciendo en el centro de BLP en Bombay basada en pequeñas descargas eléctricas en las articulaciones.

El doctor Dhamale (derecha) hace la terapia de estimulación electrónica a una chica mientras su hermano y otro doctor observan.

El doctor Dhamale (derecha) hace la terapia de estimulación electrónica a una chica mientras su hermano y otro doctor observan.

Después de esto sigue con algunos reconocimientos, hace algunos trámites y reparte, junto a otro doctor algunos medicamentos para pacientes que tienen la enfermedad, por desgracia, muy avanzada. Fotográficamente aburrido.Pasillo de espera para hacer un proceso de hidratación de la piel de las manos.

Decido entrar en una sala donde hay algunas mujeres con un bebe. Es casi un recién nacido, según creo que consigo entender por los signos que me hacen y los números con las manos supongo que debería tener no mucho más de una semana de vida y desde que entré en la sala no paró de mirarme.

Bebé tumbado en una camilla del interior del centro de salud sin quitarme la mirada de encima.

Bebé tumbado en una camilla del interior del centro de salud no me quita la mirada de encima.

Era el hijo de una ex –leprosa por lo que pude entender y estaban pendientes de algunas pruebas para ver si el bebé estaba contagiado.

Bebé y manos de sus familiares y vecinas del pueblo.

Bebé y manos de sus familiares y vecinas del pueblo.

Se acerca el mediodía, así que les propongo ir a dar una vuelta por el pueblo, ver el mercado, pasear por las zonas más apartadas del pueblo y así poder ver un poco la pobreza rural de la India, parte que aún no conozco. Aceptan, pero me proponen comer antes, así que aún y luchar contra el picante acabo terminando de comer un simple plato de arroz con pollo con el paladar ardiendo y con unos sofocos no demasiado buenos por el calor que hace. Lo solvento con 1 litro de agua y una deliciosa manzana (también tengo que decirlo: toda la fruta que he comido aquí está riquísima). Así que me llevan a la primera sala donde habían estado haciendo las pruebas a la primera chica y allí como en 15 minutos y salimos a dar una vuelta. Mi comida, arroz con pan y mucho agua para aliviar el picanteMi postre

Si Bombay era Barato, Este pueblo todavía más(Bombay es carísimo en comparación a otras zonas de la India), por ejemplo: el Dr. Dhamale compra entorno a 1Kg de Jengibre por 5 Rupias(0,06€).

Después de andar un rato por el centro del pueblo nos subimos a una furgoneta que nos lleva a las afueras del pueblo, donde hay unas cuantas casas rodeadas de terreno y la gente que las habita es bastante pobre. Están rodeados de arboles y los niños juegan en la calle con palos y piedras. El doctor (habitual residente del centro de salud del pueblo) entra en algunas casas a repartir algunos kits de saneamiento a algunos enfermos de Lepra, y hago las típicas fotos protocolarias en las que aparece el doctor entregando el material al enfermo. Lógicamente no es lo que busco, así que me quedo atrás haciendo algunas fotos y me “pierdo” para así encontrar algunas historias un poco más naturales e intimas que las que me permiten los doctores, entrando en un par de casas y haciendo algunos retratos mejores que los que ellos me aportan. Después de unos 15 minutos los localizo (aunque nunca los había perdido de vista) y me llevo una pequeña bronca en Inglés/Hindi/Tragalenguas a 200 por hora, pongo cara de prestar mucha atención y les pido disculpas, pero realmente no he entendido ni la mitad y de hecho prefiero una bronca y buenas fotos que buena cara y malas fotos. De todos modos les debo un buen comportamiento hasta llegar a la estación y es que el tren pasa en 15 minutos y los tres estamos cansados.

Lo último que nos faltaba era ser el centro de atención en los andenes, y es lo que nos encontramos. Me limito a seguir a los doctores hasta el final del andén, obligándonos a pasar por delante de todo el mundo y causar su atención. Pero me siento al final del todo en un banco, el único libre y me pongo a mirar fotos durante unos minutos esperando a que pase el tren.

Mi sorpresa llega cuando oigo unos cuchicheos delante de mí, son unos 10 niños que crean la típica escena, se ponen a mi alrededor sin decir nada hasta que los miro y les devuelvo la sonrisa, es entonces cuando me dicen “Hi, how are you?” – Fine! – Les respondo. Pero no esperan ninguna respuesta (es de lo poco, por no decir lo único, que saben en inglés y se limitan a decirlo a decirlo cuando ven un extrangero), por lo que al responderles se quedan callados y hacen que sí con la cabeza mientras discuten entre ellos qué es lo que les acabo de decir, un hombre mayor les sacad de dudas y sonríen todavía más. Se presentan uno por uno, les hago fotos y mientras se crea toda esta situación el corro va creciendo, por lo que llega el tren y…esta vez sí, ¡Estamos apretados!

Algunos de los graciosos niños que me encuentro en la estación de Vasind a mi vuelta a casa

Algunos de los graciosos niños que me encuentro en la estación de Vasind a mi vuelta a casa

todos quieren fotos y este es uno de los pocos momentos sin la típica posición de la foto anterior

todos quieren fotos y este es uno de los pocos momentos sin la típica posición de la foto anterior

Por suerte un chico me deja un trozo de su banco para 3 donde soy el 5º integrante (imaginaros como íbamos) y empieza el caluroso viaje de vuelta. Dhamale no tarda mucho en dormirse y yo me pongo música después de hacer algunas fotos en el interior del tren.

Finalmente llegamos a Bombay de nuevo y me despido de Dhamale después de darle las gracias por esta buenísima experiencia, pero decido quedarme por los andenes haciendo algunas fotos del ambiente y demás, así que me quedo un rato más por los alrededores y vuelvo a casa en rickshaw.

Llego sobre las 19h después de haber hecho algunas fotos por algunas zonas urbanas a demás de en la estación y me encuentro a gran parte de los compañeros del hostal tomando cervezas y descansando de su día de turismo, así que, al ser sábado nos permitimos el lujo de hacer una pequeña cena conjunta pidiendo comida a domicilio. Solo llegar ya propuse salir a tomar algo por la noche, y en la cena algunos más se unen, otros prefieren ir al cine, pero estoy cansadísimo así que planteo una salida más tranquila con Bart (Holanda), Vera (Rusia), Yhang (China) y Mark (Inglaterra) a Bandra, un barrio costero donde hay bastante actividad nocturna, así que cogemos un rickshaw y vamos en busca de un bar donde tomar una cerveza. Finalmente nos animamos y acabamos saliendo de “fiesta”. Encontramos un local llamado “Bora Bora”, es una especie de discoteca-restaurante, es decir, un restaurante bastante espacioso con mesas de madera y sofás donde hay algunos grupos de gente comiendo extraños platos (a las 12 de la madrugada), y cerca de estas mesas hay grupos de jóvenes con algunas copas de más saltando y cantando como desesperados la música estilo “electro/techno/house” que está altísima, en las paredes hay algunos televisores donde se retransmiten videos de festivales de música como “Tomorrowland”(uno de los festivales de música electrónica más famosos del mundo actualmente que se practica cada año en Bélgica y tiene muchísima expectación). Para acabar de cerrar la extraña noche se termina la música a la 1:30, llevamos apenas 2 cervezas y no nos habíamos empezado a animar cuando nos dicen que aquí la fiesta termina a esta hora, solo algunos lugares muy especiales cierran a las 3 de la madrugada, pero es tarde para pensar en ello, así que cogemos un taxi y volvemos a casa.

Nos vamos a dormir sobre las 2:30 y Bart, Vera y yo decidimos ir a hacer una visita a la zona turística de Colaba mañana. Estoy definitivamente exhausto, menudo día.

Sergi

Día 3. BLP (Bombay Leprosy Project)

[Hoy, aunque hago la actualización del día 7 de Febrero, para mí es 14 de Febrero (ya que, como habéis podido ver, tengo las entradas del blog un poco atrasadas), pero me gustaría compartir el día de San Valentínregalando 22 fotos, no siempre será así, pero esque me estoy enamorando de la India…¡Que queréis!]BALWADI NUMBRE 13

——————————————————————————————–

Me levanto de nuevo temprano para citarme con Nirmal y que me haga una introducción a Bombay Leprosy Project esta vez. Esta organización (como ya sabía, pues me estuve informando en Barcelona) trabaja con Sonrisas de Bombay ya hace varios años, encargándose específicamente de diagnosticar la Lepra a los enfermos de los Slums y tratan a estos durante largos periodos de seguimiento.

Vistas de camino a BLP.

Vistas de camino a BLP. A derecha e izquierda se pueden ver los contrastes entre riqueza y pobreza en esta ciudad.

Poco después de la rápida charla me dirijo a coger un Rickshaw hacia una de las zonas de Slums donde está el centro de Salud en cuestión. Son unos 20 minutos de trayecto. Normalmente, los conductores de “Tuc-Tuc” -nombre popular del Rickshaw atribuido por el ruido que hacen los motores de estas motos(“tucutuctuctuc…”)- no te suelen dirigir la palabra y son bastante fríos, sobre todo con los turistas, a diferencia de los demás ciudadanos, a demás, no suelen hablar inglés y suele ser una aventura conseguir que entiendan la dirección a la que vas. Pero esta vez mi conductor sabía que yo debía aprovechar las vistas desde la carretera por la que íbamos y conseguí que entendiera que no había prisa por llegar. A 20Km/h por la “autopista”, con este montón de chatarra con ruedas y por el supuesto arcén, ya me podéis imaginar con medio cuerpo fuera del vehículo y tomando fotos.

Vistas de una zona de Slums (suburbios) desde la carretera

Vistas de una zona de Slums (suburbios) desde la carretera

Finamente, sobre las 10:30 estoy en el centro de salud y el conductor accede a dejarme llamar al Dr. Pai, director del centro, y me vienen a buscar a la calle.

Ya estoy dentro. Una cola de unas 10 personas, cada cual en peores condiciones, esperan que les den medicamenteos o que el fisioterapeuta Dr. Dhamale les haga una prueba de estimulación articular mediante pequeñas descargas eléctricas en las manos para corregir la poca movilidad de sus dedos a causa de la Lepra.

Deformaciones en las manos de una mujer causadas por la enfermedad.

Deformaciones en las manos de una mujer causadas por la enfermedad.

Se suele usar este instrumento para ayudar a ejercitar los dedos y  corregir las deformaciones que habéis visto en la foto anterior. En este caso un niño de 13 años.

Se suele usar este instrumento para ayudar a ejercitar los dedos y corregir las deformaciones que habéis visto en la foto anterior. En este caso un niño de 13 años.

Es un edificio rodeado de chabolas, con un patio interior en el que se asoman los vecinos por ver llegar a un occidental.

Patio interior donde, bajo el porche, esperan pacientes y familiares de estos.

Patio interior donde, bajo el porche, esperan pacientes y familiares de estos.

Hay una vegetación descuidada y el patio es un sitio de paso de algunos animales que a saber de dónde vienen, perros, gatos, palomas, una cabra y por supuesto cuervos se mezclan con la gente como algo normal. Los gatos incluso entran en la clínica y los pacientes parecen no inmutarse. Accedo al edificio en sí, me traen una bandeja con un té y un puñado de galletas típicas mientras el Dr. Pai me recibe y termina de hablar por teléfono.

Es un despacho lleno de papeles, de unos 8 metros cuadrados y sin casi ventilación, con una pizarra totalmente llena de frases en inglés que al parecer el doctor usa como agenda. Parecen documentos importantes, también hay libros y imagino que historiales de pacientes que repletan carpetas y dibujos de siluetas humanas con marcas en las zonas donde la Lepra afecta en el cuerpo de los pacientes.

Parte del despacho del Dr. Pai.

Parte del despacho del Dr. Pai.

Finalmente termina de hablar por teléfono y le explico el propósito de mi proyecto, que busco y en lo que creo que me pueden ayudar, los días que estaré en Bombay, etc. Accede encantado a todo y rápidamente enciende el ordenador de otra sala para mostrarme con orgullo las fotos que le hicieron durante su estancia en España, una entrevista que le hicieron, más y más fotos… Sus logros como reputado dermatólogo en definitiva. Está 30 minutos enseñándome cosas que realmente aportan poco para mi reportaje.

Después de todo, ya empachado de estas deliciosas galletas, me presenta algunos pacientes y me enseña sus síntomas.

Doctor Pai observando como la Lepra hace estragos en la espalda de un señor y comparando la expansión de la irritación.

Doctor Pai observando como la Lepra hace estragos en la espalda de un señor y comparando la expansión de la irritación.

Hago algunas fotos y veo como la zona de espera va creciendo cada vez más, desde niños hasta ancianos, algunos en condiciones muy lamentables y otros nunca diríais que tienen lepra.

Chica con marcas claramente visibles en los brazos que espera un reconocimiento del Dr. Pai.

Chica con marcas claramente visibles en los brazos que espera un reconocimiento del Dr. Pai.

Cerca del edificio principal hay otra zona más intima que la anterior, con muebles también antiguos y desgastados donde se hacen unas pruebas que consisten en cortar pequeños trozos de piel de los óvulos de las orejas, cerca del entrecejo y la piel arrugada de los codos, ya que, por lo visto, de estos sitios se obtiene información útil sobre la Lepra con gran fiabilidad. Así que presencio el proceso hecho a una mujer que viene acompañada de su hijo y su marido, los que la animan viniendo cada semana desde unos 400Km en tren con ella.

La Familia al completo. Esperan a que la madre sea atendia con total normalidad, es una situación tipica para ellos aunque delicada.

La Familia al completo. Esperan a que la madre sea atendia por el doctor (a vuestra izquierda) con total normalidad, es una situación tipica para ellos aunque delicada.

Es una mujer que se está tratando hace mas de 6 años y ya casi está curada. Esta muy orgullosa. Su marido e hijo no paraban de sonreir y abrazarla. Estaba embarazada de su tercer hijo.

Mujer recibiendo el proceso de obtención de pequeños fragmentos de piel cerca de las cejas con una cuchilla en el extremo de unas tijeras especiales para ello.

Mujer recibiendo el proceso de obtención de pequeños fragmentos de piel cerca de las cejas con una cuchilla en el extremo de unas tijeras especiales para ello después de habérselo hecho en los óvulos de las orejas.

El marido me comenta que le diagnosticaron Lepra hacía 6 años cuando estaba embarazada del segundo hijo, y este nació con la enfermedad y murió al poco tiempo. Ahora estaban muy felices porque el parto no tendría que tener ninguna complicación y al cabo de 4/5 meses tendría el segundo hijo en un país donde la media es de 2,8 hijos por familia.

Paciente con Lepra. Su mirada puede describir el estado de sus manos e piés.

Paciente con Lepra. Su mirada ya puede describir elmal estado de sus manos e piés.

Antes de irme fijo una visita a una zona rural al norte de la comarca de Thane, en un pueblo llamado Vasind, donde tratan a Leprosos de las zonas rurales cercanas y donde el fisioterapeuta Dr. Dhamale va semanalmente. Iremos en tren muy temprano y será un trayecto de una hora y media aproximadamente, espero que mi primer viaje en tren no sea muy sofocante.

Chica de 15 años a la que la Lepra le afecta con algunas manchas en el rostro pero sobretodo le crea una llorera constante en los ojos imaginablemente muy incómoda.

Chica de 15 años a la que la Lepra le afecta con algunas manchas en el rostro pero sobretodo le crea una llorera constante en los ojos imaginablemente muy incómoda.

Al terminar mi visita en BLP intercambio teléfonos con Dr. Pai, Dr. Dhamale y el “Manager” del centro, una especie de relaciones públicas que conoce muchísima gente y por supuesto también la ciudad, por lo que me puede ser de utilidad en un futuro. Cojo otro Rickshaw camino de la ONG. El calor es asfixiante, a demás, por respeto, parece ser que es mejor ir en pantalón y camiseta de manga larga así que al visitar estos sitios accedo a morir de calor y mi cansancio se duplica al final del día.

Grupo de tenderos de Marol Street, suele haber mucha gente en las tiendas, no se si todos trabajando o quizá ninguno...

Grupo de tenderos de una licorería en Marol Street, suele haber mucha gente en las tiendas, no se si todos trabajando o quizá ninguno…

Ya en la ONG hablo sobre mi visita con Samson y tomamos un té en la oficina hablando y riendo con dos hombres más que son “asistentes multiusos” con funciones como; Chofers, recaderos, guías, secretarios, especialistas haciendo unos riquísimos tés y cafés, buenos consejeros y mejores personas, así que estoy allí más de dos horas hablando con ellos. Me explican algunas anécdotas y les enseño fotos antes de irme a dar una vuelta por la calles, a ver si me acabo de hacer con la zona y puedo tomar algunas fotos más turísticas y/o sacar algún pequeño reportaje alternativo.

Oscurece sobre las 19h/20h y poco antes las calles te regalan una mezcla de luz artificial y luz natural increíble y no dudo en sacar el flash de reportaje y hacerme notar. Ya conozco a esta gente y se más o menos como tratarles, así que me tiro encima de sus miradas, entro a establecimientos y ellos en el peor de los casos me giran la cara, pero normalmente están encantados.

Es habitual ver a la gente en esta posición hablando y esperando a saber que...

Es habitual ver a la gente en esta posición hablando, comiendo y/o fumando y esperando a que pase a saber que…

Solo con que les enseñe las fotos les hago felices. Me apetecía regalarles esta pequeña performance (para ellos) y me veía con fuerzas de hacerlo, pero eso sí… ¡Ya no me quedan! Así que decido andar unos 25 minutos más por la calle principal y terminar bien el día pasando por el mercado en busca de algunas fotos más (y riquísima fruta), en breves me podré tumbar y comer un “platazo” de arroz con pollo, lo que no falla en mi dieta.

Niño posa para mí (obligado rotundamente por su padre) en el Mercado de Chakala Road, pero parece no importarle demasiado.

Niño posa para mí (obligado rotundamente por su padre) en el Mercado de Chakala Road, pero parece no importarle demasiado.

Finalmente estoy descansando después de una necesaria ducha. Mañana madrugo para ir al norte, así que me voy a acostar temprano en comparación a otros días.

Sergi

Día 2. “Balwadi project” (Escuelas para los niños de los suburbios).

Tras dormir unas 4 horas, con mi consecuente descolocación del sueño, me levanto a las 8(esta vez de la mañana) para reunirme con Nejal, de Sonrisas de Bombay, para planificar un poco la semana que viene y lo que queda de esta. No sin antes ir en busca de un café decente y algo de comer. Finalmente encuentro un restaurante que parecía “serio”, mi sorpresa llega cuando pido un bocadillo llamado “Fish cheese sándwich”, poco después entendería porque no había nada de consistencia en la carta. Era un restaurante vegetariano. Era un bocadillo de queso, que sí! Estaba muy bueno… Pero quién tendría que imaginar que sería simplemente pan de molde cortado de tal forma que tenía forma de pez y queso…En fin…

Puesto de frutas en la calle

Puesto de frutas en la calle de los muchos que hay y me encuentro de camino a “Mumbai Smiles”

Llego sobre las 10:30 a la reunión y, tras hablar de mi organización, el encargado de los temas de salud de la ONG, me explica un poco en lo que me puede ayudar y me plantea la posibilidad de ir a hacer fotos a la pequeña zona dedicada a los niños de entre 2 y 6 años sobre los que trabaja el proyecto “Balwadi”. Consiste en una mezcla de Salud-Educación.

Es muy complicado entender los problemas de salud que tiene la gente en los “Slums” y, por consiguiente, intentar hacer campañas para solucionarlos. Entonces, el sistema de trabajo es ofrecerles una educación básica (al menos como escusa para alejarlos de los peligrosos, en la mayoría de los sentidos, de los barrios marginales) y de ese modo también pueden hacer una revisión periódica de algunos parámetros generales para ver si los niños están creciendo sanos.

Niños que reciben educación y revisiones periodicas de salud en el Balwadi situado en el propio edificio de Mumbai Smiles

Niños que reciben educación y revisiones periodicas de salud en el Balwadi situado en el propio edificio de Mumbai Smiles

Al llegar al Balwadi me encuentro 25 niños uniformados de color rosa, con sus mochilas del mismo color, y alegres no, lo siguiente, saltando de alegría. Se me tiraban encima para cogerse a mis piernas, se comían el objetivo de la cámara, otros se ponían detrás de mí y soltaban carcajadas al ver a sus compañeros aparecer en la pantalla, intentaban tocar la cámara, me tocaban el pelo…Y aprovecharon un momento que me senté en el suelo para irse acercando a mí, cerrándome contra la esquina, hasta que uno de ellos, que quería verse en la pantalla se me cae encima y, cual rebaño de ovejas, los demás le siguieron como si fuera un juego.

Tienen entre 2 y 6 años y, por sus sonrisas, parece mentira que vivan prácticamente entre escombros en un "Slum"(suburbio)

Tienen entre 2 y 6 años y, por sus sonrisas, parece mentira que vivan prácticamente entre escombros en un “Slum”(suburbio)

Obviamente, sin parar de reír y cantar, se tumbaron encima de mis piernas cantando las canciones que se sabían y no cesaron ni un momento hasta que las profesoras les consiguieron calmar. En ese punto (yo no podía quitar mi sonrisa de la cara) se estableció un nexo con todos esos niños que se empezaron a poner los zapatos para que les llevaran a casa, eso sí, aún sin dejar de mirarme y sonreír mientras repetían “Hi! Goodbye, bye bye, hello, goodbye, hello, goodbye, hi, hi, bye bye… creo que sin saber ni lo que decían… Y mi estancia finalizó con una ronda de “give me five” (chocar la mano) con cada uno de los niños que se fueron con mi recuerdo, al parecer, imborrable, igual que el mío.

Dos de los niños del Balwadi, tienen unos rasgos muy tipicos de los hindús cuando son pequeños, niña y niño.

Dos de los niños del Balwadi, tienen unos rasgos muy tipicos de los hindús cuando son pequeños, niña y niño con ojos muy oscuros pero muy grandes, nariz ancha y un poco chafada y una sonrisa que no les cabe en la cara.

Justo después, ya sobre las 13:30h me dispongo a desarrollar un poco el proyecto anteriormente hablado con Nirmal en una sala donde se contrarrestaba el calor infernal con unos huracanados ventiladores de techo que no me permitían dejar papeles encima de la mesa y nos vamos a comer juntos a la cantina del edificio, donde se reúnen todos los trabajadores y donde, otra vez, me venden una especie de sopa de Chilli, que venden como “No Spicy” (¡¿EL CHILLI ES PICANTE DE POR SÍ, NO?!), arroz blanco con una salsa que no puedo catalogar (también falsamente sin picante) y pan tradicional, de aquí que (como ya sabréis los que me conocéis, me encanta el pan), lógicamente, repito de esto último siempre.

Sobre las 15h, salgo a hacer algunas cosas esenciales para mi estancia aquí como comprarme un mapa de la India y otro solamente de Bombay con guía de transporte público, cambio 50€ (es la primera vez que cambio después de gastarme las 850 rupias que llevaba en efectivo) y ya son entorno a 1500 mas 700+700rupias(dos noches) lo que llevo gastado en dos días (sobre los 40€ en total y habiendo hecho la compra para un par de días de comida).

Así que me he tirado hasta las 17h (cuando me han hechado de SDB porque cerraban) en la recepción del edificio “Silver Arcade” hablando con Samson, una de las mejores personas que he conocido aquí, y me ha explicado, junto a sus dos amigos (uno de ellos no para de servirme tés desde que le dije que estaban muy buenos), los mejores secretos, curiosidades y algunos lugares que me aconseja para visitar en la ciudad.

Samson, secretario y recepcionista de Mumbai Smiles, una grnadísima persona que me está ayudando mucho con algunos consejos muy buenos.

Samson, secretario y recepcionista de Mumbai Smiles, una grandísima persona que me está ayudando mucho con algunosimpagables consejos

Finalmente, me tiro hasta que empieza a oscurecer (sobre las 19:30h) andando por las calles de la ciudad, esquivando Rickshaws, autobuses, motos, perros, alguna vaca (menos de las que se me habían explicado que había en la India), y sobretodo gente, que no paran de impactarse al verme y me piden por favor que les haga fotos, por supuesto yo encantado.

Trabajadores de un restaurante que me paran por la calle y me invitan a entrar y hacerles esta foto grupal

Trabajadores de un restaurante que me paran por la calle y me invitan a entrar y hacerles esta foto grupal

Al terminar, hago la compra y, como de costumbre, cojo un Rickshaw hasta mi hostal.

Rickshaw, el transporte publico mas facil, más accesible y más barato que los taxis, se pagan 10 Rúpias(0'13€) por quilómetro, siempre que no te timen claro.

Rickshaw, el transporte publico mas facil, más accesible y más barato que los taxis, se pagan 10 Rúpias(0’13€) por quilómetro, siempre que no te timen claro.

Allí me encuentro a gran parte del grupo con el que comparto alojmiento cenando, mirando la tele, tocando la guitarra y cantando o decorando el “mini templo” que tenemos montado en una estantería y donde dejamos algunos souvernirs de nuestro día a día, así que deposito una rosa que me ha regala do un musulmán muy simpático solo por hacerle una foto y enseñársela a través de la pantalla (estos son los pequeños detalles que hacen grande a esta humilde gente).

Raj, uno de los hosteleros (no se si existe la palabra) que tambiés es una gran persona y con el que tengo planeado hacer un viaje que más adelante os explicaré.

Raj, uno de los hosteleros (no se si existe la palabra) que tambiés es una gran persona y con el que tengo planeado hacer un viaje que más adelante os explicaré.

Finalmente, me hago un bocadillo y, junto a una, dos o no sé cuantas cervezas más, me siento en el sofá a hablar con un Chino y un Argelino (Zhang y Amine) trotamundos que sale del hostal a las 2 de la madrugada para comprar más cerveza, aún y haberse bebido entorno a unos 2 litros. Por lo que me quedo solo y, por fin, en silencio, empiezo a dar los últimos apuntes al blog para irme a la cama, que mañana es un día duro.

PD: Estoy pensando en hacer el ritual de consagración Hindú en el que, entre otras cosas, me pondrán el famoso puntito entre las cejas.

Sergi

Día 1 – Llegada y descanso.

Tras más de 14 horas en tierra de nadie, entre vuelo Barcelona/Dubai, escala de 3 horas en Dubai y, finalmente, Dubai/Mombai, por fin en tierra firme (aunque en este caso es más el dicho que la realidad, ya que de firme no tiene nada).

Mumbai 06/02/13

Taxi desde el aeropuerto hasta Andheri East

Taxi desde el aeropuerto hasta Andheri East

Llego a Mumbai (Bombay) sobre las 3 a hora española (8:30 aquí), por lo que llevaba más de 20 horas sin dormir (no puedo dormir en los aviones) y las que me quedaban todavía.

Rickshaw. Motos con remolque cubierto.

Rickshaw. Motos con remolque cubierto.

Vistas cercanas al aeropuerto.

Calles cercanas al aeropuerto.

Tras discutir un rato con un “Cheater” (gente local que aprovecha la descolocada situación de los turistas para acompañarles a los hoteles y hacer visitas guiadas a cambio de una “pequeña” comisión), finalmente consigo deshacerme de el y hacer una visita a “Mumbai Smiles”, una ONG que me ofrecerá logística, contactos, transporte, etc… fundada por el periodista y escritor Jaume Sanllorente y que lucha contra la pobreza, el respeto de los Derechos Humanos y la igualdad de oportunidades en la ciudad de Bombay.

Entre una cosa y otra ya son las 10:30 y desde “Sonrisas de Bombay” me ofrecen un valioso vaso de agua fría (a estas horas debíamos estar a unos 25 grados) mientras me aconsejan los mejores sitios donde dormir en relación calidad precio y verifico que los primeros precios ofrecidos por el “Cheater” subían al doble, así que Mr. Santos, trabajador de un hostal muy cercano, me acompaña a otro hostal donde me vende que hay “veri gut and chip rums, mai fren” (haciendo mención a su inglés un tanto especial).

Rickshaw. Motos con remolque cubierto.

Rickshaw. Motos con remolque cubierto.

Finalmente negociamos un precio de 1500 rupias por una habitación con cama de matrimonio, ducha particular y baño, vistas a un bonito patio interior repleto de vacas, perros, cuervos y algún que otro niño mirón, donde poco después dormiría más de 10 horas del tirón.

Mi Primera habitación, 1500 rupies.

Mi Primera habitación, 1500 rupies.

Son las 21h cuando me levanto y, después de ducharme, aprovecho la llegada de una pareja de Alemanes que quieren una habitación doble, y con el sueño ya en su sitio y viendo que no dormiría por la noche por el consecuente cambio horario, decido plantearles un intercambio, pues llegado a este punto, sería mejor pagar la noche de una habitación mucho peor, total, no voy a dormir. Así que me encuentro descansado, habiendo dormido de puta madre, cenando un Chicken Sandwitch with Fried Chips bastante picante (se ve que por mucho que insistas con el “NO HOT PLEASE!!” les da igual ¡estás en la India!)

 

Mi primera comida Indú. Sandwich de pollo y patatas fritas. Todo picante.

Mi primera comida Indú. Sandwich de pollo y patatas fritas. Todo picante.

y me dispongo a ir a descansar mirando el techo y a organizarme el día de mañana, en una litera de una habitación común, por la que pagaré el más apetecible precio de 700 rupias (unos 9€). Mañana será otro día, empezando la rutina nada más salga el sol sobre las 5.

Gracias por SEGUIR el blog.

Serg.